Un checo para variar…

Elenita en pago por los últimos feos realizados me debía una cena (que serán más seguro) así que me dejé en sus manos y ella buscó restaurante para cenar!

La elección fue el Pivobar . C/Provença 505 (https://www.facebook.com/pages/Pivobar/120449224781620)

Sinceramente no me imaginaba ni de casualidad que me iban a llevar a un sitio como este, pero no por ello me gustó menos.ç

Primero de todo, hay que reconocer una cosa, era checo eso seguro. Je je je.

Era un bar de 4 mesas, donde podían sentarse como mucho 12 personas una al lado del otro. Una única chica que hacía de barman y ponía cervezas a los clientes y hacía comida (aunque ni cocinan tienen). La carta se basa en 4 platos “literalmente” y los 4 platos que probamos faltaría más.

La foto del local es oscura de narices porque soy muy malo haciendo fotos, pero en esta ocasión mi incapacidad para la fotografía muestra claramente lo oscuro del local, lo pequeño y apartado (lo cual para nada es malo sino definitorio).

IMG-20140301-WA0081

La mujer que nos atendió era encantadora, le preguntamos que tenía y nos recomendó los platos que tenía más frescos y que le habían traído hacía horas (doy fe de verla ponerlo todo en la nevera cuando llegué antes).

Primero un queso frito.

IMG-20140301-WA0074

El pan no puede faltar nunca… y muy bueno la verdad.

IMG-20140301-WA0075

 

Escalope con salsa tártara. La salsa de las mejores que he probado en tiempo.

IMG-20140301-WA0077 IMG-20140301-WA0076

Queso marinado que no habíamos pedido en un principio pero que se nos antojó.

IMG-20140301-WA0079

“sausage” vamos una butifarra de toda la vida!!! jeejejje, pero he de reconocer que el sabor es distinto al de las butifarras catalanas de siempre.

IMG-20140301-WA0080

También comimos un par de albóndigas caseras muy buenas, pero no pude hacer la foto “me las comí antes”!!! jejeje.

Postre no tenían, pero la encantadora camarera/cocinera/dueña/animadora nos dió unas galletitas checas que eran parecidas a un huesito.

IMG-20140301-WA0073

 

Para beber cervezas de barril checas a buen precio y un chupito de Becherovka una bebida que me recordó tanto a mi viaje a Praga!! vaya turca pillé con eso sin darme cuenta!!!

La cena salió por menos de 40 euros,

Realmente, no es un restaurante, es un bar donde puedes tomarte una buena birra y comerte alguna tapita típica checa.

Valoración del “restaurante”

Local: 5/10 pequeño en todos los sentidos.

Comida: 7,5/10 sencillo pero sabroso.

Servicio: 8/10 encantadora la señora.

Lo mejor de la cena, poder compartir conversación y risas con Elena en un ambiente tan distinto a lo esperado.

Anuncios