Casa Mari Y Rufo.

Otra de los recomendamos por El País,

La visita la hice con mi madre y mi hermana aprovechando la visita que me hicieron a Barcelona.

Lo primero que me saltó a la cara fue  ¿¿¿¿¿¿Es este sitio?????? Pues resulta que sí!!!! La parte visible desde la calle no hace justicia con la experiencia que ofrece el lugar. Pero el hijo de Mari ya nos fichó en la calle y nos invitó a pasar. Es más, nos dijo en la primera frase: “sí, es el restaurante que sale en El País”. Imagino que han tenido mucho más trabajo desde que salieron allí. El camarero era una persona de carácter peculiar y trato un poco especial, pero en todo momento demostró que conocía al dedillo todo aquello que recomendaba, servía o explicaba. Además, la señora Mari estaba en todo momento controlando el local.

La sala donde se come es pequeña y las mesas están muy juntas, pero no es un ambiente agobiante sino más bien acogedor. Es muy sencillo, básico y busca conseguir dar una buena comida sin grandes florituras.

No tiene carta de vinos, no tiene carta de comida y cuenta con un menú diario por menos de 20 euros donde se puede elegir entre cuatro primeros, cuatro segundos y se acompaña de bebida, postre y café. La verdad es que me quedé con ganas de probarlo, pero decidimos pedir platos del día que estaban en esta pizarra

2013-07-10 14.18.39

todos los platos que probamos eran de marisco o pescado y realmente ninguno decepcionó ni lo más mínimo.

El variado de marisco estaba espectacular, los calamares, los fritos, las navajas especialmente buenas y los mejillones un plato muy sencillo de hacer era de una calidad superior. Así acabaron los platos…

2013-07-10 14.18.31 2013-07-10 14.27.55

El vino que acompañaba la comida era un Rioja clásico de menú, no tenían otra cosa, pero no estaba malo.

De postre compartimos una tarta de chocolate y una piña flambeada que realmente estaba espectacular.

2013-07-10 15.21.01

Con cafés y la cervecita del principio salió la comida por 40 euros por persona, no fué barato pero tampoco me pareció caro para la calidad del producto. Pocos sitios donde comes buen marisco y buen pescado puedes salir por precios baratos.

Me quedo con ganas de probar el menú del día la próxima vez que vaya.

2013-07-10 15.58.43

Valoración del restaurante:

Valoración del local: 6/10. Realmente no es lo que uno se imagina.

Valoración del servicio: 7,5/10 Aunque en determinados momentos le perdíamos el hilo al hijo de Mari, fue muy atento en todo momento y nos sentimos siempre bien atendidos.

Valoración de la comida: 8,5/10 Con diferencia lo mejor del restaurante y el motivo que me hará volver.

Anuncios

Bar Cañete

Primera visita al restaurante el día 6 de julio, sábado noche con Elena, una cena maravillosa.
El motivo por el cuál fui a este restaurante es que aparecía en la lista del periódico El País de restaurantes que no has de perderte en Barcelona.
Las expectativas de las críticas fueron confirmadas. Desde el primer momento la atención fue fantástica. El local cuenta con una barra de degustación para aproximadamente 20 personas, dos mesas de 4 personas y una mesa grande de 12 personas. La barra es abierta y la cocina es visible por todos los comensales.
Llegamos a las 22 de la noche de un sábado sin reserva y nos atendieron en menos de diez minutos, con una sonrisa en la cara cada persona que venía y con detalles que se agradecen como la primera cervezita y la primera broma al pedir.

Dos cosas me sorprendieron del local desde el primer momento. Por un lado, el buen rollo en toda la plantilla, soy un obsesivo de la evaluación de las plantillas de trabajo y del ambiente que generan y en este local sólo se podía percibir buen ambiente. Por otro lado, ese buen ambiente confirmaba una de mis teorías más viejas de la hostelería “un local donde el personal tiene buen ambiente hace que la gente que come sonría y genere buenas vibraciones”.

El menú es amplio y claro. Los precios normales para estar situado en el centro de Barcelona.

Degustamos unas croquetas de jamón ibérico, buñuelos de espinacas, anchoas con pan con tomate, berenjenas fritas con miel, gazpacho andaluz, chipirones a la andaluza y un plato recomendado por nuestro camarero “mollejas con alcachofas y langostinos”. Todos los platos eran dignos de recordarse, excepto el pan con tomate que necesitaba un poco más de sensación de “crujiente” y las berenjenas que necesitaban un secado”.

Los vinos que acompañaron a la cena fueron todos propuestos por el camarero. No hay nada que más me guste que dejar que un camarero me guié en las catas. Probamos 4 vinos:

– Blau (Monstant)

– Vallegarcia Shiraz (vino de la tierra de Castilla)

– Flor de Vetus (Toro)

– Cuatro Fuentes (Gran Canaria)

No haremos una descripción de cada vino, sólo valoraremos positivamente la elección de cada uno de los vinos en cada momento, fue una cata ascendente en complejidad y sabor.

De postre dos trufas negras y dos trufas blancas (el único punto negativo de la cena, aunque quedo pendiente de probar sus postres caseros) y un buen medio Gin Tonic que es lo que hacía falta para acabar tal copioso ágape.

La cuenta salió por 91 euros la pareja, invitación de una caña, una copa de vino y los postres.

Mi evaluación de restaurante:

Local: 8,5/10.

Cocina: 8,5/10.

Servicio: 9/10.

Adjunto la web del local:

http://barcanete.com/bar cañete