La estrella 2.0

Tan buena impresión me llevé de este restaurante que no pude dejar pasar la ocasión de repetir y llevar a Maria a que lo probará. Y sinceramente no bajo para nada la calidad, la atención ni el placer de estar allí.

Primero de todo, fueron muy amables de darnos la misma mesa (eso sí, aún ahora creo que ellos pensaban que iba con la misma persona, eso o son muy discretos).

IMG-20131210-WA0015

Esta vez si que hice una buena foto de la carta aunque no le hicimos prácticamente ningún caso! Nos dejamos guiar por todas las recomendaciones del día.

IMG-20131210-WA0027 IMG-20131210-WA0023

De aperitivo unos saquitos rellenos de setas espectaculares, crujientes y sabrosos.

IMG-20131210-WA0022

Después empezamos con los platos fuera de carta.

Primero tomamos un espectacular salteado de setas que nos encantan a los dos. Realmente sabroso, sencillo pero todos los gustos de las setas estaban perfectamente potenciados.

IMG-20131210-WA0017

Después teníamos la posibilidad de comer una pieza de atún y como ya me comentaron la última vez que hacían el tartar de atún espectacular, pues pedí el favor y me lo hicieron. Uno de los mejores tartares que he comido nunca.

IMG-20131210-WA0024

De segundo esta vez no comimos bacalao sino que pasamos a la merluza de pincho, así se prueba un poquito lo que esta fuera de carta.

La verdad es que las diferencias en el paladar de un pescado fresco son brutales, la textura, el sabor, el gusto. Todo espectacular.

IMG-20131210-WA0026

Todo regado con un tinto de la zona de Terra Alta mi nueva denominación preferida que tenía un sabor potente pero equilibrado, una gran elección.

 

IMG-20131210-WA0016

Después, estuvimos discutiendo si hacer un pescado o una carne … Al final tomamos la decisión de probar las mojellas de terna con salsa de pedro ximenez, la verdad es que no estaba a la altura de los demás platos, pero no porque fuera malo (que no lo era) sino porque los demás productos eran de mayor calidad. Aún así, estaba muy bueno.

IMG-20131210-WA0021

De postres dos platos recomendados también.

Primero un tiramisú de “codony” que era sorpresivo y exquisito. Por primera vez, probé un tiramisu “no tradicional” que no fuera una aberración. El sabor del “codony” aunque suave encajaba a la perfección con el postre.

IMG-20131210-WA0025

Por otro lado, probamos una tarta de tres chocolates sólo apta para verdaderos golosos!

IMG-20131210-WA0020

Todo regado con un “vi de xocolata” dulzón sin ser pesado.

IMG-20131210-WA0018

La cuenta salió por un precio similar a la anterior visita. 114 euros la pareja.

IMG-20131210-WA0019

Valoración del restaurante:

Local: Al igual que la otra vez estuvimos tranquilos y muy agusto. 9/10.

Servicio: Aunque el dueño puede ser una persona muy habladora y vendedora que a otras personas puede llegar a molestar un poco a mí me encanta como nos explicaba cada uno de los platos y esta vez tuvieron el detalle de dividir todos los segundos en dos platos para que pudiéramos compartirlo mucho más fácil. 9,5/10.

Cocina: La verdad es que todo espectacular, con mínimo y un producto de primerísima calidad. 9,5/10.

Volveré, lo recomendaré y no dejaré de hablar bien.

Anuncios

Miu Calle Valencia

Hacía más de un año que quería ir a este restaurante, por una simple y llana razón. Cada vez que iba mi trabajo pasaba por delante y veía un menú del día de 10 euros con tres platos, postre y café, algo que para ser un japonés era difícil de encontrar.

Al final aprovechando la visita de Marta nos decidimos a probarlo, pero cual es mi sorpresa al ver que este restaurante no tiene menú los sábados (algo bastante lógico por otro lado). Pero como ya estábamos allí nos decidimos a entrar. Mi primera sorpresa es que era un restaurante subterráneo y la segunda que era mucho más grande lo que pensaba. Como mínimo caben 100 personas en el local.

Iba con la idea de que no valdría mucho y como siempre que vas con esa idea te sorprende el sitio de forma positiva.

Pedimos Edamame (un poco pasado de cocción), tempura de verduras (correcta) y gyoza (buenas) de makis pedimos el de atún que le encanta a Marta (trozos de atún bastante grandes la verdad) y uno italiano que llevaba buffala, tomate seco y albahaca (la verdad que bastante bueno).

El postre una mousse de chocolate y una tarta de chocolate blanco, ambos buenos.

La verdad es que no es uno de los japoneses donde volvería cada semana pero seguro que acabaré volviendo para probar el menú del día. Siendo una cadena de restaurantes no esta mal.

La cuenta salió por 55 euros con un par de Sapporo.

Valoración del restaurante:

local: 7/10 aunque para mí un japonés tan grande es un japonés sin encanto.

Servicio: 6/10 correcto.

Comida: 6,5/10 correcta también.

web del local

http://www.grupandilana.com/es/restaurantes/miu

Bar Cañete

Primera visita al restaurante el día 6 de julio, sábado noche con Elena, una cena maravillosa.
El motivo por el cuál fui a este restaurante es que aparecía en la lista del periódico El País de restaurantes que no has de perderte en Barcelona.
Las expectativas de las críticas fueron confirmadas. Desde el primer momento la atención fue fantástica. El local cuenta con una barra de degustación para aproximadamente 20 personas, dos mesas de 4 personas y una mesa grande de 12 personas. La barra es abierta y la cocina es visible por todos los comensales.
Llegamos a las 22 de la noche de un sábado sin reserva y nos atendieron en menos de diez minutos, con una sonrisa en la cara cada persona que venía y con detalles que se agradecen como la primera cervezita y la primera broma al pedir.

Dos cosas me sorprendieron del local desde el primer momento. Por un lado, el buen rollo en toda la plantilla, soy un obsesivo de la evaluación de las plantillas de trabajo y del ambiente que generan y en este local sólo se podía percibir buen ambiente. Por otro lado, ese buen ambiente confirmaba una de mis teorías más viejas de la hostelería “un local donde el personal tiene buen ambiente hace que la gente que come sonría y genere buenas vibraciones”.

El menú es amplio y claro. Los precios normales para estar situado en el centro de Barcelona.

Degustamos unas croquetas de jamón ibérico, buñuelos de espinacas, anchoas con pan con tomate, berenjenas fritas con miel, gazpacho andaluz, chipirones a la andaluza y un plato recomendado por nuestro camarero “mollejas con alcachofas y langostinos”. Todos los platos eran dignos de recordarse, excepto el pan con tomate que necesitaba un poco más de sensación de “crujiente” y las berenjenas que necesitaban un secado”.

Los vinos que acompañaron a la cena fueron todos propuestos por el camarero. No hay nada que más me guste que dejar que un camarero me guié en las catas. Probamos 4 vinos:

– Blau (Monstant)

– Vallegarcia Shiraz (vino de la tierra de Castilla)

– Flor de Vetus (Toro)

– Cuatro Fuentes (Gran Canaria)

No haremos una descripción de cada vino, sólo valoraremos positivamente la elección de cada uno de los vinos en cada momento, fue una cata ascendente en complejidad y sabor.

De postre dos trufas negras y dos trufas blancas (el único punto negativo de la cena, aunque quedo pendiente de probar sus postres caseros) y un buen medio Gin Tonic que es lo que hacía falta para acabar tal copioso ágape.

La cuenta salió por 91 euros la pareja, invitación de una caña, una copa de vino y los postres.

Mi evaluación de restaurante:

Local: 8,5/10.

Cocina: 8,5/10.

Servicio: 9/10.

Adjunto la web del local:

http://barcanete.com/bar cañete