Casa Manolo.

Aunque no se sí lo haré cada vez que salga fuera de Barcelona, pero creo que mi última visita a Mallorca merece que se hable de los dos restaurantes que visité.

En primer lugar, hablaremos de Casa Manolo. Un restaurante que me encantó de principio a fin. Dirección: Plaza San Bartolomé, 2, 07640 Ses Salines, Illes Balears. Teléfono:971 64 91 30. Aunque no entiendo el por qué, cierra los lunes. Nunca entenderé la política de los restauradores de Mallorca que estando en plena temporada se permiten el lujo de cerrar.

Lógicamente cuando hable de un restaurante en Mallorca tengo que hablar de Lluis que es quien conoce los mejores restaurantes de la zona y cuando hable de una experiencia gastronómica en Mallorca tengo que hablar de Dani y Lluis porque seguro que estamos allí los tres.

2013-07-13 16.50.29

Reservamos para las 14.30 y acabamos llegando casi a las 15.15, pero avisamos y no tuvimos ningún problema en tener la mesa preparada. Lo primero que nos sorprendió es la gran cantidad de espacio que teníamos en la mesa. Acostumbrados cada vez más a los restaurante actuales donde o te haces amigo de tu vecino o consigues un enemigo para siempre, nos sorprendió que contábamos con espacio suficiente para comer 6 personas y sólo eramos 3, nos explicaron que como teníamos un arroz encargado (es la especialidad de la casa) preferían dejar mucho más espacio y poder servirlo en mesa.

De entrantes pedimos unas ortiguillas que no habíamos probado nunca y realmente estaban muy buenas.

2013-07-13 15.19.37

También pedimos un poco de pescadito frito pero realmente eran simplemente boquerones, buenos pero escasos.

Pedimos el calamar que es la especialidad de la casa y sinceramente no defraudo ni un poco, estaba espectacular, de los mejores que he comido en mi vida y preparado con mucho cariño en mesa.

2013-07-13 15.22.09 - copia

De segundo teniamos un arroz de Notario, nombre totalmente desconocido para mí pero que en definitiva era un arroz negro caldoso con bogavante, caracoles de mar y pulpo. Sencillamente espectacular. Además las cantidades eran más que generosas, pedimos un arroz para dos personas y salieron 6 platos, que más se puede decir.

2013-07-13 15.33.38 - copia

Regamos la comida con un albariño clásico, sencillo pero muy equilibrado.

2013-07-13 16.13.32

Los postres fueron algo más normalito, todo basado en bizcochos, una repostería de casa de la abuela. Nos invitaron a copas después de la comida y la cuenta salió por 55 euros por persona, nada caro para lo que comimos y disfrutamos.

2013-07-13 16.44.20

El servicio merece un comentario a parte.

Nos atendió una camarera de 20 años, que vivía en el mismo pueblo a menos de 4 minutos andando del restaurante, que había salido de fiesta y apenas había dormida unas horas y cuya única ilusión cuando llegó era irse a dormir. Todo esto lo supimos porque hicimos una relación tan cercana que nos hizo reírnos muchísimo.  Ya desde el primer momento como que nos dimos cuenta los 4 que había posibilidad de cachondeo en la mesa y el punto culminante fue cuando la chica estaba preparando el calamar y levanta la vista para ver un momento la televisión(había una gran pantalla donde ponían el encierro de Pamplona) y le suelto totalmente serio: “disculpa la televisión es para los clientes, no para los trabajadores y mi comida se está enfriando”. La verdad es que se quedó muerta, nunca jamás le habían hablado así seguro y en un momento tuve miedo que se sintiera incómoda (todo era broma para ver como reaccionaba), pero fue todo lo contrario! Cumplió con creces nuestras expectativas y nos hizo reír de lo lindo, es más, al final de la cena le comentó Lluis de forma agradable. “hablar contigo ha sido de lo mejor de la comida” a lo que ella contesto: “pues vaya mierda de conversación tenéis”!!! No podía parar de reírme. Fue la guinda de un local antiguo, agradable y que volvería sin pensarlo.

Valoración del restaurante:

Local: 8/10 Espacioso y acogedor.

Servicio: 8,5/10 Consiguió hacernos reír y eso es difícil, también es cierto que otros dos camareros que no eran del pueblo eran mucho más serios.

Comida: 8,5/10 Tanto el calamar como el arroz espectaculares. Postres y los otros entrantes normales.

Anuncios

Cañete 2.0

¿Cómo podía quedar esa experiencia en una única visita? Pues de ninguna de las formas!!! Además era una ocasión especial.

Teniendo en mente el viaje a Bélgica con Lluis que llegaba al aeropuerto a las 19.00 de la tarde, sabiendo que tal encuentro serviría de excusa para reunir a la gente alrededor de una buena experiencia. Dani salió de Girona después de currar y a las 20.00 estaba en Barcelona, Manu salió de Cádiz y a la misma hora estaba también en mi casa, y que decir de Elena!!! ¿Cómo iba a fallar a esta visita?!!!!

Seguna vez que voy y no hago fotos!! Prometo hacerlas para la próxima vez.

Esta vez empezaremos con una crítica del local constructiva para que la gente sepa a que va y como se tiene que tomar la visita al cañete.

El martes a las 23.00 paso por el restaurante para reservar mesa para 4 persona. El local seguía lleno a esa hora y ese día. Me dicen que sólo me pueden mesa en un turno, de 21.00/21.30 a 23.00 o después de las 23.00. Osea comer con el tiempo justo. Algo que yo no haría nunca que quisiera disfrutar de un local. La otra opción que me dieron fue ir a la hora que quisiera y coger sitio en la barra.

La decisión del grupo que al final fuimos 5 personas fue llegar a las 20.30 y ver como estaba la cosa, según el tiempo de esperar coger la mesa que estaba reservada o sentarnos en la barra.

Al llegar nos informaron que en 20 minutos aproximadamente habría una esquina en la barra para 5 personas, así que no lo pensamos, esperamos en la entrada, tomamos un par de cañas y a las 21.15 nos sentamos. Desde mi punto de vista esto tiene varias cosas que hay que destacar:

La zona de la entrada no es lo suficientemente amplia para la gente que hay.

No te sirven nada de comer, sólo bebida.

Si sólo son dos personas las que van a cenar es mucho más rápido, pero esperar a tener espacio para 5 personas puede ser una locura.

Tienes que ir con gente que este dispuesta a esperar, que tenga ganas de compartir un momento divertido y que sepa mantener una buena conversación. No vayas nunca con grupo de amigos dispares, con parejas quejicas ni con personas que se estresan con facilidad.

Dicho esto, nos sentamos en la esquina de la barra y disfrutamos como niños de la comida. Realmente difícilmente se puede ocurrir cinco personas que se sienten en una mesa con menos preocupación por pagar y más ganas por disfrutar que el grupo que me acompañaba.

De los platos nuevos que pedí he de destacar el Tartar de Atún y el Steak Tartar ambos platos estaban espectaculares.

Las navajas eran un vicio y las almejas aunque muy sabrosas me parecieron subidas de precio aproximadamente 26 euros.

Las ostras correctas y las zamburiñas con jamón muy ricas.

Como punto negativo y para que la gente sepa que no trabajo allí he de decir que el plato de jamón me pareció lo más cercano a un robo. 22 euros por un plato ridículo, cortado al momento, pero ridículo.

Estaba vez nos atrevimos con el tema de los postres y la verdad es que a última hora de la noche (salimos los últimos por supuesto) poca cosa quedaba. Lo probamos todo y aunque no estaban mal tampoco era nada impresionante, con decir que no me acuerdo que comí una semana después ya os podéis imaginar.

La bodega estuvo formada por dos vinos que ya había probado allí, el monstant y el Flor de Vetus de Toro y nos atrevimos con un vino de Cádiz para convoyar a Manuel, la verdad es que correcto sin poder decir mucho más.

Salímos a 75 euros por persona pero porque pedimos el doble de comida que la última vez.

La verdad es que aunque no estuvo nuestro querido “jaume” como camarero nos atendió un nuevo muy agradable y el maitre supo ver que eramos una buena mesa y cogió el mando él. Nos invitaron a un vino dulce espectacular que lamento mucho mucho no recordar. Si lo encuentro lo escribo en el próximo post de cañete.

Valoración del local en esta segunda visita.

Local: 8,5/10.

Cocina: 9,5/10.

Servicio: 8,5/10.