Las Fernandez

Hacía como cuatro sábados que pasamos por este local, mi amigo Rafa y yo, perdidos por el Raval de Barcelona buscando un sitio donde pudiéramos comer encontramos este local que aparentaba maneras por su diseño desenfrenado y el buen ambiente de sus clientes. La pena es que estaba lleno y no pudimos quedarnos, un sábado noche sin reserva es difícil comer en un sitio que valga la pena en Barcelona por mucha crisis que dicen que hay…

Como Rafa es un señor de gran memoria y mejores detalles, no olvido ni el nombre ni el antojo que tuvimos de entrar y me propuso ir este domingo (7 de julio de 2013) a probarlo. Eso sí, sólo se puede ir por la noche y reservando porque tienen dos turnos de cena.

El restaurante aúna los platos del Bierzo con platos más catalanes e incluso internacionales, pero se tiene que reconocer la mano de la cocina casera en cada uno de los platos. Me quedé con ganas de probar alguna tabla de embutidos o quesos, pero siempre hay que dejar algo para la segunda visita. Cuando vas al baño tienes la sorpresa de pasar por la cocina “literalmente” y ver como en un espacio tan pequeño elaboran todos los platos.

Lo primero que me impresionó del local era el listado de platos del día, algo demencial e imposible de memorizar por ningún camarero y más si cambia al día como nos comentaron. Posiblemente habían más de diez platos fuera de la carta, menos mal que la camarera nos dejó leer la carta tranquilamente y nos paso la hoja con platos del día sino me veía imposibilitado en recordar nada de nada.

Tomamos 3 entrantes y dos segundos todo para compartir y mucho pan para mojar!!!!

Croquetas de ceps y tomates secos, sabrosas pero frías en su interior.

Patatas con chorizo, muy buenas y sabrosas.

Pimiento asados con parmesano y anchos, un buen entrante frío para disfrutar.

De segundo:

Guiso de merluza con almejas también muy bueno.

Pollo macerado con lima acompañado de un arroz bastami con frijoles. El único plato que se veía por debajo de los demás. “antojo de Rafa tenía que ser, jejeje”. La verdad es que el pollo estaba bueno pero la guarnición no tenía gusto, empequeñecía el plato.

Postre: Culan con helado de Vainilla. Parecía más un mega brownie que un culan pero he de reconocer que tenía su tan apreciado chocolante derretido.

Tarta de nombre impronunciable y con más de 5 ingredientes donde prevalecía el dulce de leche, la galleta y el plátano. Espectacular también.

Como Rafa no acompaña con el vino y llevaba una semana muy dura, tomé sólo dos copitas del vino de la casa: Cuatro Pasos 2010 un crianza del Bierzo bastante aceptable por 3,5 la copa.

La cuenta salió por 72 euros dos personas. Aunque he de reconocer que nos pasaron una cuenta sin cobrarnos ni los segundos ni los postres que se habían obligado de apuntar. Pero como no has de hacer lo que no quieres que te hagan… Pues avisamos a los camareros y nos llevamos de gratis tantos chupitos como queríamos.

Valoración:

Local: 7/10. Pequeño pero con buenas mesas cosas que hoy en día se agradece.

Servicio 7/10 Totalmente informal pero muy cercano, en todos los aspectos se notaba que era gente que estaba sirviendo como en su casa.

Comida: 8/10. Todos los platos eran sabrosos.

web del local:

http://www.lasfernandez.com/

Fotos del local:

las fernandez 2 LAs fernandez