De tapa madre

Fernando quería que fuéramos a cenar unas tapas y eligió este restaurante en la zona cercana a paseo de gracia esquina con diagonal.

La verdad es que sigo pensando que encontrar un sitio en Barcelona donde poder comer tapas buenas a un precio asequible es un arduo trabajo.

El sitio esta bien, no es bueno, no es malo y no creo que destaque por nada, pero se puede ir.

Aquí tenemos a los nenes mirando que se podía comer….

IMG-20131210-WA0041

La carta es curiosa y bastante variada. Puedes comer un poco de todo y de todas las formas que quieras, ración, media ración y tapa. Eso me gusta porque puedes probar muchos más platos.

IMG-20131210-WA0028

La idea era tapear y acabamos pidiendo un montón de platos y mucho, mucho pan con tomate.

El pan con tomate estaba bueno, pero luego vimos en la cuenta que el precio era desorbitado, casi pagamos más de pan que de vino…

IMG-20131210-WA0036

 

Primero de todo unas bravas para empezar, como siempre que vamos a un sitio Fernando y yo pedimos bravas para saber como las hacen. Normalitas.

IMG-20131210-WA0029

Después probamos unas gambas al ajillo, que es un plato que a mí me encanta pero no estaba bien hecho, les faltaba estar bien escurridas para que la salsa pasará de agua con aceite a sólo aceite.

IMG-20131210-WA0038

Después probamos unos pies de cerdo, la verdad es que no es un plato que yo pida muy a menudo pero me apetecía probarlo. No estuvo mal.

IMG-20131210-WA0035

 

También probamos unas albondigas de sepia en su salsa, que estaban bien.

IMG-20131210-WA0043

 

También probamos una pastel de berenjena que estaba correcto, a años luz de la parmigiana que hace Fernando.

IMG-20131210-WA0039

 

Los huevos estrellados si que me gustaron bastante la verdad.

IMG-20131210-WA0037

Además de eso, también comimos calamares a la romana, chips de alcachofa, chipirones y por último callos. El hambre que llevábamos hizo que no me diera tiempo a hacerle foto a los platos!!! Todos normalitos, lo dicho ni bueno ni malo.

De beber una botella de Castell del Remi Gotim Bru magnum que era la mejor opción calidad precio.

IMG-20131210-WA0040

 

De postres también había una buena variedad.

Yo me pedí un postre muy típico de mi infancia que era la piña flambeada y estaba buena la verdad.

IMG-20131210-WA0033

El helado de oigurt no me decía nada.

IMG-20131210-WA0032

Y la crema catalana normal

IMG-20131210-WA0031

 

El pecado de chocolate era congelado y comprado.

IMG-20131210-WA0042

La cuenta salió por 144 euros 4 personas, lo que son 36 euros por persona, muy caro para sólo tapear la verdad. Aunque con hambre no salimos eso es verdad.

IMG-20131210-WA0030

Valoración del restaurante:

Local: 7.5/10.

Servicio: 7,5/10 Típico servicio de cadena.

Comida: 6,5/10

no lo pondré como un sitio donde ir habitualmente pero tampoco diré que no vaya la gente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ménage à trois

28 de septiembre.

La verdad es que ya había ido a comer muchas veces tapitas a este bar/restaurante, es un sitio agradable cerca de las ramblas pero sin su bullicio. Además me chifla la carta envolviendo una botella vacía y allí que llevé a mis tías para hacer una caña… Pero viendo la hora y el menú en la mesa decidimos sentarnos a comer y probar el menú a ver que tal estaba.,

IMG-20130929-WA0019

 

Primero de todo unas bravas mientras pensábamos que hacer y no defraudaron ni un poco.

IMG-20130929-WA0016

Luego dos primeros diferentes para probar.

Pasta muy correcta y ensalada también bien buena, compartimos todo para probarlo.

IMG-20130929-WA0015IMG-20130929-WA0020

 

De segundo teníamos dos opciones apetecibles, pollo con curry y filete empanado. Ambos platos correctos.

IMG-20130929-WA0012 IMG-20130929-WA0013

De postres nos dejamos llevar un poco por todo: brownie, crema catalana y pastel de almendras. Los tres estaban buenos pero llenaban mucho!!

IMG-20130929-WA0011

 

Lo regamos todo con vino de la casa y para nuestra sorpresa era más que decente.

IMG-20130929-WA0014

La verdad es que para un menú de 12 euros no estuvo nada mal la comida, correcta en calidades y en cantidades. Los extras son por las cervezas del principio, el vino y los cafés.

IMG-20130929-WA0018

Valoración del restaurante:

Valoración del local: 7,5/10 me gusta mucho tanto dentro como fuera y es bastante acogedor con bar de menú.

Valoración de la comida: 7/10 un menú muy correcto.

Valoración del servicio: 7,5/10 correcto en todo momento y nos equivocamos al creer que las cervezas entraban en el menú y como no era el caso nos regalaron unas botellas de agua. Un detalle tonto pero agradecido.

Seguiré tomando cervezas y tapas en este local y algún día que me pierda haré un menú del día!!!

 

Cañete 3.0

Que gozada, que experiencia, que ambiente, que compañía. Cómo me gusta este sitio por Dios.

Yo entiendo que a la gente que vaya a este restaurante por primera vez hayan dos cosas que le puedan molestar.

1. que has de esperar por una mesa.

2. que la cuenta sube a más de 50 euros por cabeza si quieres disfrutar.

Pero yo pienso.

1. Si vas a un local a disfrutar te la paciencia necesaria para esperar tu mesa, se positivo, llévate una buena compañía y disfruta del momento siempre que puedas. Y eso es lo que hago yo en Cañete, ir con gente que tiene conversación, que tengo mucho que contar y que se que no son tiquismiquis. Mirar que esta vez esperamos más de 30 minutos a la mesa, pero tomamos dos cervezas, nos empezamos a explicar la vida y encima pudimos tocar temas que de otra forma se ponen en la mesa y pueden monopolizar. Es como un tiempo para hablar de lo obligado pero no querido.

2. La pasta? pues yo no se medir lo que me gasto cuando tengo una experiencia culinaria la verdad, así que me da igual 3 que 33 y más esta vez que no pagaba, ahora que pienso nunca pago en cañete…. jajajajaja

Dicho esto, contar que fuí con Cristina, una de las personas más interesantes que he conocido este año y que comparte mis mismos gustos y no sólo hablo de la comida y el vino. La verdad es que pocas personas disfrutan tanto de una comida como yo, pero ella es una de esas personas, alguien que sabe valorar mis conocimientos y mi forma de relacionarme en un restaurante. Se la ve feliz compartiendo estás experiencias.

Llegamos a la barra y grata fue la sorpresa de ver a Jaume allí esperándonos, que ganas de que me sirviera mi camarero preferido, con el cuál podemos interactuar tan a gusto. Pero ya no sólo es él, todos me empiezan a conocer y cada vez lo siento más mi casa.

Como íbamos a disfrutar, pedimos poco a poco de todo y en cantidad. Aquí os dejo los platos.

IMG-20130827-WA0007

 

Unas ostras francesas del número 3. Buenísimas.

IMG-20130827-WA0004

Dos buñuelos de pulpo, plato del día. También comimos 2 buñuelos de espinacas y unas croquetas de jamón. Todo espectacular.

IMG-20130827-WA0005

Steak tartar con helado de wasabi, espectacular, meloso y sabroso. Tuvimos que rectificarlo de picante pero espectacular.

IMG-20130827-WA0002

Tacos de solomillo con foie, delicioso, sabroso y meloso

IMG-20130827-WA0009

No quedaba, pero al final nos hicieron un platito de rape fresco. Algo buenísimo.

 

Aunque no tengo foto, el último plato fue la especialidad de la casa, mollejas con gambas rojas y alcachofas con reducción de vino. ESPECTACULAR.

La verdad es que lo acojonante del local es que todos los platos están espectaculares.

IMG-20130827-WA0003

 

 

Aquí tenéis a mi acompañante feliz cual perdíz.

IMG-20130827-WA0008

Nuestro camarero Jaume! un pedazo de profesional.

IMG-20130827-WA0006

 

Nuestro vinito del monstant, aguanto la primera parte de la comida, luego seguimos con dos copas de Shyraz (Vallegarcía) y dos Flors de Vetus de toro. Todo de lujo.

IMG-20130827-WA0001

Aquí quedan las copas vacías de ese vino dulce que me fascina y dos medios gintonics que apenas pudimos acabarnos. Las 2 de la mañana es una hora para salir de un restaurante… No se como lo hago pero siempre cierro el local!!!!!

 

Valoración:

Local: 9/10

Comida: 9,5/10

Servicio 9,.5/10

La cuenta no se por cuanto saldría pero calculo que entre 130 y 150 euros.

ESPECTACULAR como siempre. tengo que probar un día el mantel.

 

Cañete 2.0

¿Cómo podía quedar esa experiencia en una única visita? Pues de ninguna de las formas!!! Además era una ocasión especial.

Teniendo en mente el viaje a Bélgica con Lluis que llegaba al aeropuerto a las 19.00 de la tarde, sabiendo que tal encuentro serviría de excusa para reunir a la gente alrededor de una buena experiencia. Dani salió de Girona después de currar y a las 20.00 estaba en Barcelona, Manu salió de Cádiz y a la misma hora estaba también en mi casa, y que decir de Elena!!! ¿Cómo iba a fallar a esta visita?!!!!

Seguna vez que voy y no hago fotos!! Prometo hacerlas para la próxima vez.

Esta vez empezaremos con una crítica del local constructiva para que la gente sepa a que va y como se tiene que tomar la visita al cañete.

El martes a las 23.00 paso por el restaurante para reservar mesa para 4 persona. El local seguía lleno a esa hora y ese día. Me dicen que sólo me pueden mesa en un turno, de 21.00/21.30 a 23.00 o después de las 23.00. Osea comer con el tiempo justo. Algo que yo no haría nunca que quisiera disfrutar de un local. La otra opción que me dieron fue ir a la hora que quisiera y coger sitio en la barra.

La decisión del grupo que al final fuimos 5 personas fue llegar a las 20.30 y ver como estaba la cosa, según el tiempo de esperar coger la mesa que estaba reservada o sentarnos en la barra.

Al llegar nos informaron que en 20 minutos aproximadamente habría una esquina en la barra para 5 personas, así que no lo pensamos, esperamos en la entrada, tomamos un par de cañas y a las 21.15 nos sentamos. Desde mi punto de vista esto tiene varias cosas que hay que destacar:

La zona de la entrada no es lo suficientemente amplia para la gente que hay.

No te sirven nada de comer, sólo bebida.

Si sólo son dos personas las que van a cenar es mucho más rápido, pero esperar a tener espacio para 5 personas puede ser una locura.

Tienes que ir con gente que este dispuesta a esperar, que tenga ganas de compartir un momento divertido y que sepa mantener una buena conversación. No vayas nunca con grupo de amigos dispares, con parejas quejicas ni con personas que se estresan con facilidad.

Dicho esto, nos sentamos en la esquina de la barra y disfrutamos como niños de la comida. Realmente difícilmente se puede ocurrir cinco personas que se sienten en una mesa con menos preocupación por pagar y más ganas por disfrutar que el grupo que me acompañaba.

De los platos nuevos que pedí he de destacar el Tartar de Atún y el Steak Tartar ambos platos estaban espectaculares.

Las navajas eran un vicio y las almejas aunque muy sabrosas me parecieron subidas de precio aproximadamente 26 euros.

Las ostras correctas y las zamburiñas con jamón muy ricas.

Como punto negativo y para que la gente sepa que no trabajo allí he de decir que el plato de jamón me pareció lo más cercano a un robo. 22 euros por un plato ridículo, cortado al momento, pero ridículo.

Estaba vez nos atrevimos con el tema de los postres y la verdad es que a última hora de la noche (salimos los últimos por supuesto) poca cosa quedaba. Lo probamos todo y aunque no estaban mal tampoco era nada impresionante, con decir que no me acuerdo que comí una semana después ya os podéis imaginar.

La bodega estuvo formada por dos vinos que ya había probado allí, el monstant y el Flor de Vetus de Toro y nos atrevimos con un vino de Cádiz para convoyar a Manuel, la verdad es que correcto sin poder decir mucho más.

Salímos a 75 euros por persona pero porque pedimos el doble de comida que la última vez.

La verdad es que aunque no estuvo nuestro querido “jaume” como camarero nos atendió un nuevo muy agradable y el maitre supo ver que eramos una buena mesa y cogió el mando él. Nos invitaron a un vino dulce espectacular que lamento mucho mucho no recordar. Si lo encuentro lo escribo en el próximo post de cañete.

Valoración del local en esta segunda visita.

Local: 8,5/10.

Cocina: 9,5/10.

Servicio: 8,5/10.

Bar Cañete

Primera visita al restaurante el día 6 de julio, sábado noche con Elena, una cena maravillosa.
El motivo por el cuál fui a este restaurante es que aparecía en la lista del periódico El País de restaurantes que no has de perderte en Barcelona.
Las expectativas de las críticas fueron confirmadas. Desde el primer momento la atención fue fantástica. El local cuenta con una barra de degustación para aproximadamente 20 personas, dos mesas de 4 personas y una mesa grande de 12 personas. La barra es abierta y la cocina es visible por todos los comensales.
Llegamos a las 22 de la noche de un sábado sin reserva y nos atendieron en menos de diez minutos, con una sonrisa en la cara cada persona que venía y con detalles que se agradecen como la primera cervezita y la primera broma al pedir.

Dos cosas me sorprendieron del local desde el primer momento. Por un lado, el buen rollo en toda la plantilla, soy un obsesivo de la evaluación de las plantillas de trabajo y del ambiente que generan y en este local sólo se podía percibir buen ambiente. Por otro lado, ese buen ambiente confirmaba una de mis teorías más viejas de la hostelería “un local donde el personal tiene buen ambiente hace que la gente que come sonría y genere buenas vibraciones”.

El menú es amplio y claro. Los precios normales para estar situado en el centro de Barcelona.

Degustamos unas croquetas de jamón ibérico, buñuelos de espinacas, anchoas con pan con tomate, berenjenas fritas con miel, gazpacho andaluz, chipirones a la andaluza y un plato recomendado por nuestro camarero “mollejas con alcachofas y langostinos”. Todos los platos eran dignos de recordarse, excepto el pan con tomate que necesitaba un poco más de sensación de “crujiente” y las berenjenas que necesitaban un secado”.

Los vinos que acompañaron a la cena fueron todos propuestos por el camarero. No hay nada que más me guste que dejar que un camarero me guié en las catas. Probamos 4 vinos:

– Blau (Monstant)

– Vallegarcia Shiraz (vino de la tierra de Castilla)

– Flor de Vetus (Toro)

– Cuatro Fuentes (Gran Canaria)

No haremos una descripción de cada vino, sólo valoraremos positivamente la elección de cada uno de los vinos en cada momento, fue una cata ascendente en complejidad y sabor.

De postre dos trufas negras y dos trufas blancas (el único punto negativo de la cena, aunque quedo pendiente de probar sus postres caseros) y un buen medio Gin Tonic que es lo que hacía falta para acabar tal copioso ágape.

La cuenta salió por 91 euros la pareja, invitación de una caña, una copa de vino y los postres.

Mi evaluación de restaurante:

Local: 8,5/10.

Cocina: 8,5/10.

Servicio: 9/10.

Adjunto la web del local:

http://barcanete.com/bar cañete