Can Barris

Segunda prueba de amistad con Daniel pasada con nota.

Después de una noche de marisco y pescado tocaba una comida de carne para compensar.

Y la verdad es que la idea de que fuera una sesión de caracoles fue todo un puntazo, hacía años que no los comía, pero fuimos a comer a uno de los restaurantes más importantes de España en la realización de caracoles.

Nada más llegar lo que a mí me tenía fascinado es que parecía que fuéramos a una tienda del corte inglés el día de las rebajas a la hora de abrir más que a un restaurante. El restaurante tiene 2 turnos de comida, el primero a la 1 el segundo a las 3. Aunque salimos a las 3.25 y nadie nos dijo en ningún momento que nos levantáramos ni mucho menos.

Esta foto de Lluis y Elena fue tomada sólo para ver la gente en la puerta esperando, sinceramente soy incapaz de entender como se gestiona un restaurante de 150 personas entrando de golpe sin que la gente espere.

IMG-20131104-WA0020

Pero bueno, una vez pasamos la cola del mercado que digo yo, nos sentamos en un mini reservado donde habían tres mesas de 4 y una mesa imperial de 14 personas donde nos ofrecieron la carta (varias páginas) las recomendaciones del día y una carta de vinos muy extensa.

La carta:

IMG-20131104-WA0009

La carta de vinos:

IMG-20131104-WA0002

El concepto libreta es algo que a veces se hace cansado de leer, pero se agradece la variedad.

Las opciones del día:

IMG-20131104-WA0017

Además de preguntarnos cuantos caracoles queríamos (teníamos reservados 150) y si eran de primero o de segundo.

Al final decidimos hacer los caracoles de primero con alguna tapa más y después un segundo para cada uno.

IMG-20131104-WA0019

Aquí teníamos la bandejita!!! Espectaculares!! la salsa estaba espectacular.

IMG-20131104-WA0010

Así estaban los platos, llenitos de caracoles!!!!

IMG-20131104-WA0015

Y así acabo la bandeja!!!! No quedo ni uno!!!

Además de los caracoles y como no podía ser de otra forma estando con Daniel pedimos jamón y pan con tomate.

IMG-20131104-WA0005  IMG-20131104-WA0018

También pedimos un plato que nunca había probado “carpaccio de cabeza y pies de cerdo” la verdad es que estaba muy bueno.

IMG-20131104-WA0011

Y yo tenía antojo de comer robellones que aún no había comido este año y aunque es difícil de encontrar suponía que estarían buenos y no decepcionaron.

IMG-20131104-WA0006

De segundo Elena y yo compartimos una parrillada de carne que tenía pollo, longaniza, cordero, perdiz y una cbuleta. La verdad es que yo la quería para mí sólo pero era demasiado con todos los entrantes que habíamos pedido.

IMG-20131104-WA0013

Tanto Dani como Lluis pidieron entrecotte, uno con salsa y otro sin ella. No estaba mal, pero tampoco era más flojito que los entrantes.

IMG-20131104-WA0016  IMG-20131104-WA0003

El vino era de la zona de monstant, joven y afrutado.

IMG-20131104-WA0001

Los postres (como pasa normalmente por desgracia) no estaban a la altura de la comida, eran comprados y de bastante baja calidad.

La recomendación de la camarera: profiteroles era lo único que estaba decente.

IMG-20131104-WA0008

El sorbete normal.

IMG-20131104-WA0014

El tiramisú congelado

IMG-20131104-WA0007

Y el couland era una madalena caliente con helado que es lo peor que se puede decir de un couland.

IMG-20131104-WA0004

La cuenta salió por   55 euros por cabeza. Bastante razonable, aunque no nos invitaron a nada y eso siempre me parece un detalle chungo.

IMG-20131104-WA0012

Valoración del restaurante:

Local; la verdad es que muy agradable, aunque hubiera mucha gente se estaba muy a gusto, con varios reservados. 9/10

Comida: caracoles y entrantes muy buenos, segundos normales, postres muy mal. 8/10

Servicio: la camarera era muy seca, pero al final conseguimos que se implicara un poco en la mesa, aunque le falto mucha simpatia y empatía con nosotros: 7,5/10

Para la próxima vez, pica pica y caracoles de segundo sin postre y a correr!!!

 

Anuncios

2 comentarios en “Can Barris

  1. Y la pregunta es: porque le tenian que invitar a algo? como si fuera algo automatico de invitar? uno cuando va a la peluqueria, mecanico, etc, no pide una invitacion!

    • No tienen porque invitar a nada a nadie, sólo digo que no tuvieron ese detalle. En ningún momento la invitación es una obligación, sino un detalle que se agradece. Cuando yo trabajaba en la hostelería y tenía clientes con los que congeniaba bien, siempre tenía algún detalle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s