La Habana

Siguiendo las recomendaciones de la lista del País y los antojos de Cristina, tenemos nuestra primera velada en este restaurante del Raval, cocina tradicional catalana servida por gente que te recuerda siempre a la abuela. Mesas de bar, sillas de bar, mantel de papel, botellas de agua de plástico y mucho guiso!!! Lo que viene a ser comer en el bar del pueblo. Un restaurante con más de 70 años de antigüedad.

Lo que sigo sin entender y tendré que preguntar algún día es por que narices se llama La Habana!!!

En el local había poca gente, era un miércoles noche, pero me sorprendía que hubiera una mesa de turistas de casi diez personas a nuestro lado en este local, seguramente salga en alguna guía porque si no es así no lo entiendo.

La comida que pedimos fue toda para picar, tanto primeros como segundos y nos dejamos aconsejar por la camarera en todo momento.

Nuestra única duda era saber si realmente las alcachofas fritas valdrían la pena o no, y la verdad es que como insistía tanto la camarera pensamos en probarlas y no tenían ningún gusto a alcachofa la verdad, cosa que no culpa al local sino a la temporada en la que estamos (julio de 2013)

Los mejillos estaban buenos y el surtido de entrantes de la casa a la altura del local.

De segundo, tanto el guiso como los calamares rellenos fuera de carta estaban buenos.

Digamos que era lo que esperas de un restaurante de menú del día casero. Sin desmerecerlo para nada.

De postre, un poco de queso y frutos secos para poder acabar el vino. No tomamos copas porque a las 12 teníamos que salir corriendo.

Vinos:

Como mi acompañante sólo me dió una referencia de vino que le gustaba y era un Ribeiro con mucho cuerpo que era imposible encontrar en este local con vinos más clásicos que el local, me la jugué a un Toro “Gran Colegiata Crianza”, con la mala suerte de que no lo tenían, a ciegas me guié por instinto y pensé que un buen Priorat podría tener el cuerpo suficiente para impresionar a mi acompañante y la única opción que tuvimos fue un “Mas de Subirà” y la verdad es que la cara de Cristina al probarlo lo dijo todo. había que guardar esa botella para comer en casa al día siguiente y gastar el último tiro que tenía con la carta que tienen: “Valdubon Reserva de Ribera del Duero” no tenía ni idea de como era el vino, pero me las dí que sabía que pedía. Cuál fue mi suerte al ver que en la segunda copa habíamos mejorado y en la tercera ya se notaba que habíamos acertado. Era lo más parecido a lo que buscamos. Todo este show creo que causo estupor en la mujer que nos atendía. Como decía Cristina “no eres justo, ella no sabe con quien esta tratando, es una relación demasiado desigual”.

Valoración del restaurante:

Local: 6/10 es un bar donde vas a lo que vas, un buen menú del día o una cena con colegas, no es para llevar a una pareja a no ser que vayas a hacer un show divertido.

Comida: 7/10 en su mayoría todo correcto, pero nada impresionante.

Servicio: 6,5/10 como si te sirviera tu abuela, pero sin en el encanto de nuestras queridas abuelas.

Precio de la cuenta teniendo en cuenta que eran dos botellas de vino, aprox 120 euros. Creo recordar que no nos invitaron a nada, teniendo en cuenta lo que gastamos me pareció raro.

web del local:

http://www.restauranthavana.cat/historiacastellano.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s