Sa Punta

Otro de los restaurante donde pudimos disfrutar de una maravillosa velada en Mallorca, no tanto por el sitio sino por la perfecta compañía con la que contaba.

Además, siempre es bueno llevarse un desengaño para saber valorar más las cosas…

Adjunto la web del local para saber la dirección “http://www.restaurantesapunta.es/” no sea que alguien cometa el error de ir.

Realmente la decepción fue mayor por las expectativas que llevábamos. En primer lugar el local era muy grande, espacioso, lleno de camareros, buenas mesas y nos dejaron elegir nuestra ubicación entre dos mesas cada a un lado distinto de la cala. Nos decantamos por la mesa más grande. El local prometía por las vistas la verdad y el nivel que se veía.

2013-07-13 21.33.17

Esta es la mesa que nos dieron y que nos empezaron a montar, no se puede decir que no estaba ubicada en un sitio impresionante.

2013-07-13 21.57.07

Esta es nuestra cara cuando vemos que no hay forma de que nos traigan nada de comida. Más de 10 minutos para recibir las cartas, más de 15 minutos para que nos tomaran nota, más de 30 en que nos trajeran algo de comer. Por dios que había un carpaccio entre los primeros platos!!!!! Por cierto, no se si os habéis fijado pero en la primera foto hay sol y en la segunda no…

Los entrantes fueron escasos y muy discretos.

2013-07-13 22.18.40

La parrillada de verduras rozaba la indecencia por su ausencia de gracia, salsa, cantidad y lo más importante ni el queso que decía la carta que llevaba tenía!!!!

El carpaccio vulgar, sin gusto e ínfimo.

El plato recomendado por la casa era una ensalda que podría aprobar si no fuera porque al estar rodeada de tanta mediocridad siento que perdí la noción del gusto.

El vino fue de lo poco que alegro la noche, una recomendación de Lluis de las tierras mallorquinas. Eso sí, el precio estaba picado en un 400%. Algo que le quitaba las ganas a uno de pedir ninguna botella.  El camarero que nos sirvió el vino tuvo la brillante idea de venir a la mesa sin copas y una vez lo abrió los tres le preguntamos angustiados ¿cómo quiere que lo bebamos?  Patético.

2013-07-13 22.00.13+

El plato principal, supuestamente especialidad de la casa, era chuletón de buey a la piedra. Tengo que reconocer que la carne, aunque con bastante grasa, estaba muy sabrosa y tierna. Fue lo único que salvaría de la comida que nos sirvieron en la mesa. Eso sí, para no dejar la línea de toda la comida la guarnición ridícula al más no poder, unas tristes verduras.

Aquí podéis ver que al menos nos reímos un buen rato.

IMG-20130722-WA0004 (2)

De postre intentamos que nos ofrecieran algún tipo de variado para poder probar algo y la verdad es que fue una estafa tremenda. Tres postres prácticamente iguales, sin ninguna gracia, todos basado en crema y cítrico, con lo fácil que era sacar algo variado. Pues nos cobraron 22,5 euros por el postre. Lo que cuesta una comida en muchos restaurantes. Otra de las estafas del día y que nos dolió en el alma fue pagar 6,5 euros por botella de agua sin que nos avisaran que era tan cara.

IMG-20130722-WA0003

La cuenta ascendió a 178 euros. Lo cual me parece un robo a mano armada sin ningún tipo de dudas.

2013-07-14 01.34.45

Pero lo peor del local no fue al comida, que mala lo era un rato, sino el servicio. Reconozco que yo me fijo más en el servicio que en otras cosas pero es que ninguno de los tres podríamos creer lo que veíamos. En total creo recordar que nos sirvieron más de 7 personas, en ningún momento supimos quien era nuestro camarero, quien era el responsable o a quien podríamos quejarnos de que la comida no era buena, que todo era muy lento y que las cosas no iban bien. En un momento determinado de la noche, uno de los camareros nos escuchó comentando la cena y nos atacó directamente a los tres con la frase “¿no les gusta el servicio? y claro, yo no quería enredarme en una discusión, prefería hablar con el responsable, pero como fue un cobarde nunca se presentó, el camarero acabó riñéndonos por no entender que era un restaurante.

Podría ejemplificar durante páginas todos los fallos del servicio, pero lo que más me molesto es la sensación de abandono que tuvimos, a punto estuve de tirar cubiertos al aire para que me mirará alguien y eso que cuando estábamos en los segundos platos podríamos ser perfectamente la única mesa que comía en el restaurante.

Cuando salíamos y pagábamos una cuenta que en todo momento nos pareció desproporcionada, el supuesto cajero, maitre, dueño, responsable o último mono (imposible saber quien es quien en ese local) me devolvió mal el cambio. 20 euros a mi favor, que automáticamente devolví, quise hacerle una crítica constructiva para hacerle ver nuestro desconecto pero nadie nos hizo caso. Al llegar a casa mandamos dos mails al restaurante, los cuales 10 días más tarde aún no han tenido respuesta y publicamos dos críticas en la página de “tripadvisor ” que tan bien lo recomendaba. Qué grande mi sorpresa al ver que no han publicado ninguna de nuestras críticas, lo que me hace perder la confianza en una página que veta las opiniones cuando en ningún momento escribimos ninguna ofensa.

Valoración del restaurante:

Local: 8/10

Comida: 3,5/10 Todos los puntos son de la carne, pero no vale la pena ir a comer sólo eso.

Servicio: 1/10. De los siete personajes que se acercaron a nuestra mesa había un chico muy joven, con mucho miedo pero con muchas ganas de aprender que se merece al menos llevarse un punto.

No recomendaría NUNCA este restaurante a nadie.

Casa Manolo.

Aunque no se sí lo haré cada vez que salga fuera de Barcelona, pero creo que mi última visita a Mallorca merece que se hable de los dos restaurantes que visité.

En primer lugar, hablaremos de Casa Manolo. Un restaurante que me encantó de principio a fin. Dirección: Plaza San Bartolomé, 2, 07640 Ses Salines, Illes Balears. Teléfono:971 64 91 30. Aunque no entiendo el por qué, cierra los lunes. Nunca entenderé la política de los restauradores de Mallorca que estando en plena temporada se permiten el lujo de cerrar.

Lógicamente cuando hable de un restaurante en Mallorca tengo que hablar de Lluis que es quien conoce los mejores restaurantes de la zona y cuando hable de una experiencia gastronómica en Mallorca tengo que hablar de Dani y Lluis porque seguro que estamos allí los tres.

2013-07-13 16.50.29

Reservamos para las 14.30 y acabamos llegando casi a las 15.15, pero avisamos y no tuvimos ningún problema en tener la mesa preparada. Lo primero que nos sorprendió es la gran cantidad de espacio que teníamos en la mesa. Acostumbrados cada vez más a los restaurante actuales donde o te haces amigo de tu vecino o consigues un enemigo para siempre, nos sorprendió que contábamos con espacio suficiente para comer 6 personas y sólo eramos 3, nos explicaron que como teníamos un arroz encargado (es la especialidad de la casa) preferían dejar mucho más espacio y poder servirlo en mesa.

De entrantes pedimos unas ortiguillas que no habíamos probado nunca y realmente estaban muy buenas.

2013-07-13 15.19.37

También pedimos un poco de pescadito frito pero realmente eran simplemente boquerones, buenos pero escasos.

Pedimos el calamar que es la especialidad de la casa y sinceramente no defraudo ni un poco, estaba espectacular, de los mejores que he comido en mi vida y preparado con mucho cariño en mesa.

2013-07-13 15.22.09 - copia

De segundo teniamos un arroz de Notario, nombre totalmente desconocido para mí pero que en definitiva era un arroz negro caldoso con bogavante, caracoles de mar y pulpo. Sencillamente espectacular. Además las cantidades eran más que generosas, pedimos un arroz para dos personas y salieron 6 platos, que más se puede decir.

2013-07-13 15.33.38 - copia

Regamos la comida con un albariño clásico, sencillo pero muy equilibrado.

2013-07-13 16.13.32

Los postres fueron algo más normalito, todo basado en bizcochos, una repostería de casa de la abuela. Nos invitaron a copas después de la comida y la cuenta salió por 55 euros por persona, nada caro para lo que comimos y disfrutamos.

2013-07-13 16.44.20

El servicio merece un comentario a parte.

Nos atendió una camarera de 20 años, que vivía en el mismo pueblo a menos de 4 minutos andando del restaurante, que había salido de fiesta y apenas había dormida unas horas y cuya única ilusión cuando llegó era irse a dormir. Todo esto lo supimos porque hicimos una relación tan cercana que nos hizo reírnos muchísimo.  Ya desde el primer momento como que nos dimos cuenta los 4 que había posibilidad de cachondeo en la mesa y el punto culminante fue cuando la chica estaba preparando el calamar y levanta la vista para ver un momento la televisión(había una gran pantalla donde ponían el encierro de Pamplona) y le suelto totalmente serio: “disculpa la televisión es para los clientes, no para los trabajadores y mi comida se está enfriando”. La verdad es que se quedó muerta, nunca jamás le habían hablado así seguro y en un momento tuve miedo que se sintiera incómoda (todo era broma para ver como reaccionaba), pero fue todo lo contrario! Cumplió con creces nuestras expectativas y nos hizo reír de lo lindo, es más, al final de la cena le comentó Lluis de forma agradable. “hablar contigo ha sido de lo mejor de la comida” a lo que ella contesto: “pues vaya mierda de conversación tenéis”!!! No podía parar de reírme. Fue la guinda de un local antiguo, agradable y que volvería sin pensarlo.

Valoración del restaurante:

Local: 8/10 Espacioso y acogedor.

Servicio: 8,5/10 Consiguió hacernos reír y eso es difícil, también es cierto que otros dos camareros que no eran del pueblo eran mucho más serios.

Comida: 8,5/10 Tanto el calamar como el arroz espectaculares. Postres y los otros entrantes normales.

Cañete 2.0

¿Cómo podía quedar esa experiencia en una única visita? Pues de ninguna de las formas!!! Además era una ocasión especial.

Teniendo en mente el viaje a Bélgica con Lluis que llegaba al aeropuerto a las 19.00 de la tarde, sabiendo que tal encuentro serviría de excusa para reunir a la gente alrededor de una buena experiencia. Dani salió de Girona después de currar y a las 20.00 estaba en Barcelona, Manu salió de Cádiz y a la misma hora estaba también en mi casa, y que decir de Elena!!! ¿Cómo iba a fallar a esta visita?!!!!

Seguna vez que voy y no hago fotos!! Prometo hacerlas para la próxima vez.

Esta vez empezaremos con una crítica del local constructiva para que la gente sepa a que va y como se tiene que tomar la visita al cañete.

El martes a las 23.00 paso por el restaurante para reservar mesa para 4 persona. El local seguía lleno a esa hora y ese día. Me dicen que sólo me pueden mesa en un turno, de 21.00/21.30 a 23.00 o después de las 23.00. Osea comer con el tiempo justo. Algo que yo no haría nunca que quisiera disfrutar de un local. La otra opción que me dieron fue ir a la hora que quisiera y coger sitio en la barra.

La decisión del grupo que al final fuimos 5 personas fue llegar a las 20.30 y ver como estaba la cosa, según el tiempo de esperar coger la mesa que estaba reservada o sentarnos en la barra.

Al llegar nos informaron que en 20 minutos aproximadamente habría una esquina en la barra para 5 personas, así que no lo pensamos, esperamos en la entrada, tomamos un par de cañas y a las 21.15 nos sentamos. Desde mi punto de vista esto tiene varias cosas que hay que destacar:

La zona de la entrada no es lo suficientemente amplia para la gente que hay.

No te sirven nada de comer, sólo bebida.

Si sólo son dos personas las que van a cenar es mucho más rápido, pero esperar a tener espacio para 5 personas puede ser una locura.

Tienes que ir con gente que este dispuesta a esperar, que tenga ganas de compartir un momento divertido y que sepa mantener una buena conversación. No vayas nunca con grupo de amigos dispares, con parejas quejicas ni con personas que se estresan con facilidad.

Dicho esto, nos sentamos en la esquina de la barra y disfrutamos como niños de la comida. Realmente difícilmente se puede ocurrir cinco personas que se sienten en una mesa con menos preocupación por pagar y más ganas por disfrutar que el grupo que me acompañaba.

De los platos nuevos que pedí he de destacar el Tartar de Atún y el Steak Tartar ambos platos estaban espectaculares.

Las navajas eran un vicio y las almejas aunque muy sabrosas me parecieron subidas de precio aproximadamente 26 euros.

Las ostras correctas y las zamburiñas con jamón muy ricas.

Como punto negativo y para que la gente sepa que no trabajo allí he de decir que el plato de jamón me pareció lo más cercano a un robo. 22 euros por un plato ridículo, cortado al momento, pero ridículo.

Estaba vez nos atrevimos con el tema de los postres y la verdad es que a última hora de la noche (salimos los últimos por supuesto) poca cosa quedaba. Lo probamos todo y aunque no estaban mal tampoco era nada impresionante, con decir que no me acuerdo que comí una semana después ya os podéis imaginar.

La bodega estuvo formada por dos vinos que ya había probado allí, el monstant y el Flor de Vetus de Toro y nos atrevimos con un vino de Cádiz para convoyar a Manuel, la verdad es que correcto sin poder decir mucho más.

Salímos a 75 euros por persona pero porque pedimos el doble de comida que la última vez.

La verdad es que aunque no estuvo nuestro querido “jaume” como camarero nos atendió un nuevo muy agradable y el maitre supo ver que eramos una buena mesa y cogió el mando él. Nos invitaron a un vino dulce espectacular que lamento mucho mucho no recordar. Si lo encuentro lo escribo en el próximo post de cañete.

Valoración del local en esta segunda visita.

Local: 8,5/10.

Cocina: 9,5/10.

Servicio: 8,5/10.

Casa Mari Y Rufo.

Otra de los recomendamos por El País,

La visita la hice con mi madre y mi hermana aprovechando la visita que me hicieron a Barcelona.

Lo primero que me saltó a la cara fue  ¿¿¿¿¿¿Es este sitio?????? Pues resulta que sí!!!! La parte visible desde la calle no hace justicia con la experiencia que ofrece el lugar. Pero el hijo de Mari ya nos fichó en la calle y nos invitó a pasar. Es más, nos dijo en la primera frase: “sí, es el restaurante que sale en El País”. Imagino que han tenido mucho más trabajo desde que salieron allí. El camarero era una persona de carácter peculiar y trato un poco especial, pero en todo momento demostró que conocía al dedillo todo aquello que recomendaba, servía o explicaba. Además, la señora Mari estaba en todo momento controlando el local.

La sala donde se come es pequeña y las mesas están muy juntas, pero no es un ambiente agobiante sino más bien acogedor. Es muy sencillo, básico y busca conseguir dar una buena comida sin grandes florituras.

No tiene carta de vinos, no tiene carta de comida y cuenta con un menú diario por menos de 20 euros donde se puede elegir entre cuatro primeros, cuatro segundos y se acompaña de bebida, postre y café. La verdad es que me quedé con ganas de probarlo, pero decidimos pedir platos del día que estaban en esta pizarra

2013-07-10 14.18.39

todos los platos que probamos eran de marisco o pescado y realmente ninguno decepcionó ni lo más mínimo.

El variado de marisco estaba espectacular, los calamares, los fritos, las navajas especialmente buenas y los mejillones un plato muy sencillo de hacer era de una calidad superior. Así acabaron los platos…

2013-07-10 14.18.31 2013-07-10 14.27.55

El vino que acompañaba la comida era un Rioja clásico de menú, no tenían otra cosa, pero no estaba malo.

De postre compartimos una tarta de chocolate y una piña flambeada que realmente estaba espectacular.

2013-07-10 15.21.01

Con cafés y la cervecita del principio salió la comida por 40 euros por persona, no fué barato pero tampoco me pareció caro para la calidad del producto. Pocos sitios donde comes buen marisco y buen pescado puedes salir por precios baratos.

Me quedo con ganas de probar el menú del día la próxima vez que vaya.

2013-07-10 15.58.43

Valoración del restaurante:

Valoración del local: 6/10. Realmente no es lo que uno se imagina.

Valoración del servicio: 7,5/10 Aunque en determinados momentos le perdíamos el hilo al hijo de Mari, fue muy atento en todo momento y nos sentimos siempre bien atendidos.

Valoración de la comida: 8,5/10 Con diferencia lo mejor del restaurante y el motivo que me hará volver.

Miu Calle Valencia

Hacía más de un año que quería ir a este restaurante, por una simple y llana razón. Cada vez que iba mi trabajo pasaba por delante y veía un menú del día de 10 euros con tres platos, postre y café, algo que para ser un japonés era difícil de encontrar.

Al final aprovechando la visita de Marta nos decidimos a probarlo, pero cual es mi sorpresa al ver que este restaurante no tiene menú los sábados (algo bastante lógico por otro lado). Pero como ya estábamos allí nos decidimos a entrar. Mi primera sorpresa es que era un restaurante subterráneo y la segunda que era mucho más grande lo que pensaba. Como mínimo caben 100 personas en el local.

Iba con la idea de que no valdría mucho y como siempre que vas con esa idea te sorprende el sitio de forma positiva.

Pedimos Edamame (un poco pasado de cocción), tempura de verduras (correcta) y gyoza (buenas) de makis pedimos el de atún que le encanta a Marta (trozos de atún bastante grandes la verdad) y uno italiano que llevaba buffala, tomate seco y albahaca (la verdad que bastante bueno).

El postre una mousse de chocolate y una tarta de chocolate blanco, ambos buenos.

La verdad es que no es uno de los japoneses donde volvería cada semana pero seguro que acabaré volviendo para probar el menú del día. Siendo una cadena de restaurantes no esta mal.

La cuenta salió por 55 euros con un par de Sapporo.

Valoración del restaurante:

local: 7/10 aunque para mí un japonés tan grande es un japonés sin encanto.

Servicio: 6/10 correcto.

Comida: 6,5/10 correcta también.

web del local

http://www.grupandilana.com/es/restaurantes/miu

Bun Bo Vietnamita

Realmente entrar en este local vino condicionado por la visión que se tiene desde fuera y una carta con unos precios que no parecen desorbitados en ningún momento.

Además iba con Marta y le apetecía probar algo nuevo, algo que en su ciudad no hay y que podría hacerle gracia, la verdad es que no le gustó ninguno de los platos. Bueno sí, el postre estaba rico. Un culand que si tiene chocolate calentito dentro siempre convence.

Pedimos un variado de entrantes de la casa, cuatro tipos distintos y ninguno decía nada de nada más allá de ser comida industrial.

El wok de segundo era de fideos finos y no estaba bien hecho.

El pollo al curry, apenas sabía a curry, mucho más a mantequilla.

el postre como habíamos comentando normalito, pero te dejaba buen sabor de boca.

Valoración del restaurante:

Local: 6/10 aunque el local es bonito, todas las mesas son pequeñas y muy juntas.

Comida: 5/10 nada destacable.

Servicio: 6/10 Impersonal y sin relación.

No creo que vuelva la verdad, ni lo recomiende mucho.

Precio de la cena de dos personas 50 euros con dos cervezas de importación lo más curioso de la cena.

Página del local:

http://www.bunbovietnam.com/

Fotos del local:

bun bo 2 bun bo

Jet Lag

Hacía meses y meses que quería ir a este Bar/Restaurante, me lo había recomendado un amigo italiano porque hacían tapas y copas de vinos italianos y claro, como este año en Barcelona he tenido relación con la comunidad italiana tenía que probarlo… Pero no hubo manera de encontrarlo abierto, supongo que sería el Karma… Este miércoles por la tarde  con mi buen amigo Sandro fuimos a tomar dos Spritz y a ponernos al día de la vida, como el spritz estaba malo de narices (lo cuál tiene más mérito que hacerlo bien) decidimos probar una última vez si estaba abierta. Grata nuestra sorpresa cuando lo encontramos abierto a las 19.00 y podemos tomarnos dos copitas de Nero D’Avola, vino siciliano famoso en el mundo entero (eso dicen los italianos y yo paso de discutir con ellos). La verdad es que era un ambiente tan relajado el que teníamos con el dueño, la cercanía que nos daba  y la cantidad de amigos comunes que decidí llevar  a Marta a este restaurante al día siguiente.

El local tiene dos alturas, aproximadamente 6 mesitas en la zona inferior donde se encuentra la barra y cuatro mesas en la parte superior donde esta la cocina. También cuenta con un salón privado pero es sólo para celabraciones.

La decoración tiene un punto “intelectual” con muchos libros aunque en su mayoría son guías de viaje y de la ciudad.

Aunque es un italiano, dista mucho de ser un restaurante “típico italiano” no hay carta de pizzas, pastas, etc. Es una fusión de comida italiana y española fácil de hacer y con buen sabor. Como nos comentaba el dueño, no tiene ganas de estar todo el día cocinando sino de pasar el tiempo que cocina para los clientes disfrutando de lo que hace.

Comida: compartimos de entrantes dos ensaladas, un salpicón de marisco (poco se puede innovar con este plato) y una ensalada capresse (no era la mejor que he probado pero estaba buena). De segundo también compartimos dos platos, una lasaña de carne (muy buena) y un carpaccio de tenera muy bueno (sólo le faltaba un poco más de parmesano). El pan recién salido del horno estaba muy bueno.

De postre sólo tenía helado, pero realmente estaba bueno el helado de tiramisú.

Valoración del restaurante:

Local: 7/10

Comida 7/10

Servico 8/10 sin conocernos más que de una tarde, nos trataron como si fueramos clientes de toda la vida y eso se hizo muy agradable.

La cuenta subio a 50 euros dos personas con dos copitas de Nero, precio bastante asequible. Nos invitaron a todos los chupitos de limoncello que quisimos tomar y el jefe se tomó un par con nosotros.

El local no tiene página web, aunque es fácil de encontrar en todas las páginas de restaurantes. Se encuentra en el número 12 del carrer Dagueries. A menos de 5 minutos de la Plaza Sant Jaume en el barrio Gótico.

Fotos del local,

jet lag jet lag2